Seleccionar página

La empatía con nuestros clientes es el punto de partida para llevar acabo un negocio exitoso; el conocer sus gustos, sus comportamientos, sus necesidades, sus opiniones nos hará tener de ellos un perfil relacionado con la empresa. De este modo, logramos su atención hacia nuestros productos, servicios y le damos valor a nuestra compañía.

Hemos escuchado en cursos de ventas que la mayoría de los instructores dicen: “Trata al cliente como te gustaría que te traten”, más bien deberíamos decir: “Trata al cliente como le gustaría ser tratado”.

Si conocemos el comportamiento de los consumidores, podremos mejorar su experiencia de compra y así responder mejor a sus expectativas. Pese a ello, cuando se pregunta a muchas marcas por su público objetivo, contestan cosas del tipo “hombre de entre 35-50 años, poder adquisitivo medio, con estudios universitarios… ” Es completamente normal, pero no suficiente.

La información que necesitamos para hacer esto no es solo la demográfica. Los números están muy bien, pero es muy importante también tener en cuenta el punto emocional, qué piensa, cómo percibe el mundo, etc. ya que es ahí dónde vamos a marcar la diferencia y crear mayor interés en ellos.

Hoy, más que nunca, muchas marcas y vendedores directos necesitan aplicar una estrategia de venta para soportar la presión competitiva a corto plazo y poder maximizar los beneficios a largo plazo.

El objetivo del Vendedor de la Actualidad es alinear la conceptualización, desarrollo y comercialización de los productos y servicios de la marca, con las necesidades y deseos de sus clientes más valiosos. Algunas de sus premisas son:

  • Dedica tiempo a conocer bien a tus clientes.
  • Comprende que no todos los clientes son iguales y no merecen los mismos esfuerzos y atenciones.
  • Pese a lo que siempre nos han dicho, el cliente no tiene siempre la razón y no todos los clientes son rentables.
  • Personaliza la relación con tus clientes.
  • Trabaja en ofrecer la mejor experiencia posible
  • Atención impecable: Nos permite relacionarnos cordialmente mediante saludos respetuosos, estar atentos de sus necesidades, ambientes seguros, entre otros.

La necesidad de conocer a tu cliente es evidente, ya que de esta manera el cierre de Ventas se te facilitara enormemente. No olvides que el éxito está en vender: la experiencia, el producto o servicio y darle el seguimiento al cliente después de su adquisición.

Abrir chat